Activision Blizzard le paga $1 a sus empleadas embarazadas por compartir datos

Activision Blizzard le paga $1 a sus empleadas embarazadas por compartir datos

Durante los últimos meses, Activision Blizzard ha hecho noticia por los motivos equivocados.

Sus recientes pérdidas económicas han hecho peligrar los empleos de cerca del 10% de su grupo de trabajo. Sumado a sus números rojos, recientemente se ha conocido de dudosas prácticas relacionadas a sus empleadas embarazadas.

Un reportaje del Washington Post acusó a la mítica desarrolladora de ofrecerle a sus trabajadoras una suma de $1 dolar diario para tener acceso a sus datos de embarazo.

Estos se realizan a través de Ovia, aplicación que registra datos acerca del embarazo de millones de mujeres a lo largo del mundo.

Una versión especial de esta app es ofrecida a sus empleadas, recompensándolas con el pago ya mencionado.

«Quizás soy inocente, pero pensaba que esto sería un refuerzo positivo. Están intentando ayudar para que me pueda cuidar mejor«, declaró Diana Diller, organizadora de eventos de Activision Blizzard.

En la aplicación incluso es posible que una usuaria registre cada vez que ha mantenido relaciones sexuales durante el embarazo. Lo preocupante es que dicha información es de libre acceso para la empresa.

El Vicepresidente de beneficios globales de Activision Blizzard, Milt Ezzard, defendió la iniciativa, argumentando que «eventualmente la gente se da cuenta de que todo esto es voluntario, no hay nadie apuntándote con una pistola en la cabeza e incluso te vamos a recompensar si eliges hacerlo».

«Quiero que tengan un bebé saludable, ya que resulta beneficioso para nuestra experiencia de negocios«, menciona Ezzard.

Nada nuevo en la compañía

Esta no es la primera vez que Activision Blizzard se ve envuelta en una polémica de privacidad, pues en 2014 realizaron algo similar con la aplicación Fitbit, encargada de guardar datos acerca de la condición física de sus usuarios.

En sus palabras, desde la puesta en marcha de la iniciativa se han ahorrado cerca de $1.200 dólares por empleado en costos médicos.

En el caso de Diller, ésta defiende a la compañía, sosteniendo que nunca le han preocupado los sensibles problemas de privacidad en la aplicación, ya que ama compartir esta información con sus cercanos.