Shadow of War: De paseo por la Tierra Media. Reseña.

Shadow of War: De paseo por la Tierra Media. Reseña.

Hace un tiempo ya que no escribía nada, pero me tomé este tiempo para estudiar los escritos del Profesor Tolkien, y compararlos con los últimos dos juegos lanzados por Warner Bros. Si bien éste como Shadow of Mordor no son canon con los eventos de El Señor de los Anillos como del Hobbit, son juegos disfrutables para quien pueda omitir el trabajo que le tomó una vida a Tolkien escribir.

Uno de los trabajos mas extensos y completos de Tolkien fue El Silmarillion, libro por excelencia que puede resultar una lectura pesada para algunos, es una obra de arte magistral en la cual nos explica el origen de la Tierra Media pasando por las dos primeras Edades del Sol. Este libro como El Hobbit y La Trilogía del Anillo están enlazadas unas con las otras, también tenemos Cuentos desde Tierras Peligrosas que son historias cortas, algunas desarrolladas en La Tierra Media. Todos estos trabajos no están relacionados directamente con los dos últimos juegos de Shadow of Mordor.

Jugabilidad:

La jugabilidad no ha variado mucho entre este título y el anterior, salvo por algunas habilidades nuevas y eventos que se desarrollan en la parte de nuestros comandantes y orcos que van surgiendo a lo largo de la historia. Si bien la interacción con nuestros ejércitos es mas suelto que en el título anterior, ya que podemos enviarlos a hacer varios tipos de misiones: enfrentamientos con otros orcos, subirlos de nivel haciendo sus misiones y llevándolos a la guerra, no es un cambio muy grande, y cada jefe orco interactúa socialmente con nosotros mediante algunos diálogos. En cuanto a la movilidad del personaje, no es algo muy destacable, ya que esto lo hemos visto en otros juegos como Assassin’s Creed. Disponemos de unas runas nuevas las cuales son de nivel épico basados en los distintos clanes orcos y equipos legendarios basados en las distintas tribus orcas esparcidas por el mapa.
Nuestra estética va cambiando a medida que vamos modificando y mejorando la armadura, no es nada que resalte ya que solo cambia el color y el diseño trasero de la capa, a diferencia de otros RPG donde cambia la estética tanto de la armadura como de los items.
El control sobre los orcos, tanto guerreros simples como de los Comandantes, es algo que desequilibra un poco el juego, llegando a ser simple y burdo en esencia.

Historia: 

En este punto, el juego carece totalmente de sentido ya que no cuadra con ninguno de los libros de la saga de Tolkien, rompiendo cualquier vínculo con la obra de el Profesor.
Me he tomado unas semanas para analizar solamente el juego y compararlo con los detalles ofrecidos en El Silmarillion, El Hobbit y Lord of the Rings tanto en los libros como en las películas, en especial las versiones extendidas que tienen algunos detalles extra. Si bien la historia se genera en un «universo paralelo», donde Celebrimbor quedó atrapado en el reino mortal luego que lo invocaran mediante un ritual de sangre, el Señor de Mordor, Sauron, sigue vivo y toma forma corpórea, Ella-la-Araña tiene aspecto de mujer y toma el rol de «profeta», rompiendo esto totalmente con el papel que desempeña en El Señor de los Anillos, ya que es descendiente de Ungoliat, la araña gigante nacida de la oscuridad primigenia del Vacío. Ella y todos los de su prole solo quieren devorar todo lo que puedan hasta que no quede mas nada en el mundo, importándole muy poco las guerras más allá de sus dominios. Algunos detalles geográficos pueden molestar a más de un fanático purista, como que Ered Gorgoroth es una meseta, no una fortaleza, y detalles estéticos como la apariencia de los clásicos Nazgul, los Espectros del anillo no usan los ropajes con capuchas, esto se puede apreciar en el combate entre Talion y los Espectros en una de las escenas de los primeros actos.

El aspecto de Ella-La-Araña en su forma humana y Sauron transformado en Elfo.
Si bien en la descripción que dan en el Silmarillion de Sauron es correcta con la que se plantea en ambos juegos, la de Ella-La-Araña destruye totalmente lo que se lee y vemos en los libros y las películas.

Ahora, dejando de lado las comparaciones: La historia retoma donde había quedado Shadow of Mordor, Celebrimbor forja otro anillo con tal de tener el control y limpiar Arda (la Tierra Media) de cualquier vestigio de Sauron. Mientras avanzamos a lo largo del argumento conocemos nuevos aliados y vemos como los reinos de los hombres siguen ofreciendo resistencia a las oscuras fuerzas de Mordor.

Gráficos y Sonido:

Los gráficos no están mal, se hizo mucha publicidad a sus parches que permitían jugarlo en Ultra, pero eso no puede tapar ciertos bugs que se hacen notar bastante y a veces no nos permiten disfrutar de la experiencia de juego.
A lo largo de las sagas de Lord of the Rings, en juegos como en las películas, la música y el sonido han sido excelentes, cabe destacar la música en Battle for Middle Earth 2. Pero esto no se compara con la música y el sonido de Shadow of War, que es casi nula y no acompaña en los momentos de acción. Las actuaciones en las voces son vacías y los comentarios que hacen los jefes orcos al enfrentarse no tienen personalidad.

En conclusión:

Es un juego para pasar el rato, que podemos disfrutar si no conocemos mucho del universo de Tolkien. Podemos pasar fácil tres horas recorriendo y completando misiones secundarias.
Para los puristas de la obra del Profesor, como para conocedores de su obra, este juego peca de errores que pueden hacerte enojar bastante. Es un juego fácilmente olvidable y que no marca un antes ni un después en el genero de acción ni en los juegos relacionados a La Tierra Media.