Hablemos de: La Inmersión en los Videojuegos

Hablemos de: La Inmersión en los Videojuegos

La inmersión es una palabra algo complicada, cuando se toma en relación con videojuegos se puede interpretar como el sentimiento de ser empujado hacia un mundo fantástico, donde el jugador se ve involucrado con las historias de los personajes que le rodean, hasta que se da cuenta que han pasado horas desde que se sumergió en aquella trama.

Inmersión

Muchas veces hemos leído sobre juegos que prometen una «Experiencia inmersiva» o una «Jugabilidad Realista», pero esto plantea una pregunta sustancial: ¿Qué significa la inmersión en un juego en realidad? ¿Qué es lo que deberíamos pensar cuando hablamos de un juego «Inmersivo»?.

Cuando uno juega, obviamente, no cree que está literalmente dentro del mundo al que se le presenta mediante el Videojuego, incluso si el jugador pierde toda noción de tiempo y lugar mientras juega, aun estará consciente de que esta sólo observando una pantalla y nada más, si no fuera así todos huiríamos ante la más mínima señal de peligro, en vez de enfrentarnos a este.

Pero aun así, cuando jugamos a estos Videojuegos por horas, relacionamos nuestras experiencias personales, nuestros conocimientos, con los que el juego nos presenta. «Inmersión» es como a nosotros nos gusta llamar a este sentimiento de relación entre Jugador y Juego.

Ahora bien, se puede tomar a esta «Inmersión» como la meta más alta a la que deberían aspirar los juegos. A todos nos gusta jugar, y mientras más inmersos nos sintamos en el mundo presentado, mejor relación tendremos con los personajes y la historia, por lo que tal juego seria considerado un Gran éxito.

Relación Jugador y Juego

Sin embargo, actualmente se toma en cuenta que mientras más «Realista» sea un juego, más «Inmersivo» será, y por lo tanto, se considerara como un éxito, claro que esto es cuando se toma en cuenta aspectos como Gráficos sorprendentes y efectos increíbles que deleiten al jugador con una experiencia visual que se asemeje a lo «Real».

La relación entre el realismo y la inmersión

Lamentablemente esta línea de pensamiento es errónea, una cosa es que a los jugadores les guste experimentar un juego con gráficos realistas, no hay nada malo con eso, muchos juegos no serían lo mismo con gráficos de menor calidad, ese no es el problema, el verdadero error en el pensamiento del jugador es creer que todos los juegos deberían basarse en: «Realismo» = «Inmersión», pensar que el objetivo de los juegos como un medio es formar mejores y mejores recreaciones de la realidad, hasta que estemos recorriendo mundos virtuales indistinguibles del mundo real, es algo que todo jugador debería replantearse, puesto que la inmersión lograda en los juegos proviene de la conexión, de la relación entre un personaje, un mundo, una historia, con el jugador en cuestión, sin importar que tan increíbles sean las visuales del juego.

El Realismo no necesariamente entrega una experiencia Inmersiva

Podemos tomar el ejemplo de Battlefield 1, un juego diseñado por DICE y distribuido por Electronic Arts, lanzado el 21 de octubre de 2016, se trata de un shooter de acción en primera persona ambientado en la Primera Guerra Mundial.

Potenciado con el motor gráfico Frostbite 3, Battlefield 1 nos entrega una impresionante visión de la Primera Guerra Mundial, con gráficos más realistas y efectos sorprendentes, sin embargo, este increíble título de DICE carece de lo que nosotros llamamos «Inmersión», si bien en una partida Multijugador uno podría sentirse, de alguna forma menor, inmerso en la batalla, cuando se habla de la campaña, la historia y los personajes, uno puede dar cuenta de que no existe aquella relación antes mencionada, puesto que el modo de un sólo jugador es tan corto que no logra crear ni fomentar los lazos entre el jugador y el juego, por lo que se pierde la tan preciada Inmersión.

La Inmersión antes del realismo

Podemos tomar como un ejemplo al videojuego «Undertale«, el cual es un juego de rol creado por Toby Fox con GameMaker: Studio, y fue publicado el 15 de septiembre de 2015.

Undertale

Undertale es un gran ejemplo, puesto que presenta un nivel de inmersión colosal, logrando crear relaciones entre jugador y personajes, sin importar que el juego este creado en gráficos de dos dimensiones, probando que la inmersión no necesita el realismo para lograrse en su mayor esplendor.

El balance es lo ideal

Cuando, en pocos casos, se logra un balance entre el realismo y la inmersión, se puede hablar de un gran éxito, un ejemplo de esto seria Grand Theft Auto V (abreviado como GTA V o GTA 5), un videojuego de acción-aventura de mundo abierto desarrollado por Rockstar North y distribuido por Rockstar Games, fue lanzado el 17 de septiembre de 2013 para las consolas PlayStation 3 y Xbox 360.

Luego de un tiempo fue lanzado para las consolas de nueva generación PlayStation 4 y Xbox One, y finalmente fue lanzado para computadoras el 14 de abril de 2015.

GTA V

Este juego tiene todo lo bueno del realismo: la capacidad de hacer virtualmente todo lo que quieras combinado con gráficos increíbles. Pero además, complementa todo eso junto con un gran sentimiento de inmersión, al presentar una gran historia, con distintos personajes, logrando así absorber al jugador en un mundo virtual de forma impensable, y crear la tan anhelada relación Jugador-Juego.

Otros ejemplos

Se puede hablar del actual y masivo juego de estilo MOBA, League of Legends (conocido también por sus siglas LoL), desarrollado por Riot Games.

Este juego presenta, al menos en la actualidad, gráficos bastante decentes y una jugabilidad enfocada en el Multijugador, por lo que no presenta una campaña o «Modo historia», esto lo clasificaría como un juego sin un potencial inmersivo, ya que a pesar de tener un montón de personajes, cada uno de ellos con una historia de trasfondo o Lore, no tiene un modo de juego que cree una relación entre la historia de un personaje específico con el jugador.

Otro ejemplo, si nos vamos más atrás en la historia de los videojuegos, sería World of Warcraft, un juego de rol multijugador masivo en línea o MMORPG por sus siglas en inglés, fue desarrollado por Blizzard Entertainment.

Este juego presenta una cualidad especial, ya que entrega al jugador, una expansión de la historia ya contada en los juegos anteriores (Warcraft, Warcraft II y Warcraft III), por lo que los jugadores que ya estaban inmersos en aquellas historias, pueden mantener ese sentimiento, esta vez en un juego que, a pesar de no tener los mejores gráficos, presenta una historia muy larga y con la cual es fácil el crear lazos entre jugador y personajes, además, al ser un juego de rol es mucho más sencillo el integrarse a aquel mundo de fantasía en el que uno se encuentra al jugar World of Warcraft.

Inmersión fuera del juego

Si bien he hablado de juegos que carecen de aquella inmersión dentro de su jugabilidad, no necesariamente significa que un jugador no podría lograr una conexión entre un personaje del juego y el mismo, aveces, hace falta una expansión en la historia por medio de proyectos externos al juego mismo, un caso serían los cómics oficiales de LoL, los cuales nos permiten conocer más de la historia de ciertos personajes, creando un lazo externo entre personaje y jugador, además, se puede tomar en cuenta las imágenes que muestran el mundo, imágenes que nos permiten explorar el universo de un juego que en su jugabilidad básica, no nos permite hacer eso.

Por otro lado, podemos tomar en cuenta los proyectos de fans, como serían los Fan fics, Fan arts e incluso Fan Games, los cuales a pesar de no ser oficiales, expanden el universo que un juego nos presenta, creando nuevas historias a la vez que nos permite generar una relación con un personaje con el que quizás, antes, no nos sentíamos identificados, produciendo el efecto de inmersión externa.

El pensamiento colectivo

 

Como dije al principio, La inmersión es algo complicada de describir, es bastante subjetiva, a diferencia del realismo que es algo que cualquier título con un motor gráfico potente logra.

Y es que para gustos y conexiones no hay nada escrito, cualquiera puede sentirse inmerso en cualquier juego que desee, conectarse con cualquier personaje, la inmersión depende de cada jugador, es un sentimiento personal, depende de uno si forma una conexión con una historia o no.

Esto es aplicable a todo tipo de juego, mientras se pueda expandir la historia libremente por medio de proyectos oficiales o de fans, la inmersión siempre existirá, sólo depende de uno el querer sumergirse en ella.

Finalmente, muchos jugadores alguna vez han dicho:

«Me encantaría estar en ese mundo, vivir la historia que se está contando»

Pero lo que no muchos toman en cuenta al decir lo anterior es que si están ahí, jugando aquel juego, existiendo en ese mundo.

Sólo que no se dan cuenta que están viviendo lo que muchos buscan en un juego:

La inmersión