Elric de Melniboné: Reseña.

Elric de Melniboné: Reseña.

Hace un tiempo comencé a leer este cómic, del cual no hay reseñas que coincidan ya que en esto se divide en dos lados, los que consideramos que es una obra de arte y los que consideran que la obra ha envejecido muy mal y está muy anticuada para los gustos actuales.

Pero para los fanáticos de la magia y la espada, Elric es de la fantasía medieval, una joya. Un poco de historia, el escritor inglés Michael John Moorcock  ha sido editor, periodista, crítico, compositor, y músico, el cual nos ofrece la majestuosidad dramática en un genero como el medieval que dentro de los cómics y novelas gráficas no ha sido del todo explotado. Con un anti héroe moralmente ambiguo, que pactó con el demonio Arioch, usa la espada maldita Stormbringer, y necesita rituales de sangre para mantenerse saludable, en un mundo decadente y violento lleno de magia negra.
Publicado en 1973, dentro de las paginas de la revista Pulp Science Fantasy, bajo el nombre de “The Dreaming City”, esta primera historia se desarrolla en la isla decadente de  Melniboné, Elric es el emperador 428º, y que a diferencia de los otros, no gusta por la guerra, es contemplativo, aburrido y enfermizo. Su primo Yyrkiin, hermano de Cymoril, de la cual Elric esta enamorado, considera que el podría gobernar mejor y complota para poder asesinarlo. Con esta base se desarrolla la primer historia (no revelamos mas para que lo puedan leer).

Es una buena variable a los personajes medievales que nos tienen acostumbrados, héroes curtidos en el campo de batalla, guerreros nacidos bajo profecías para asesinar el dragón o el hechicero.
Elric no es un guerrero atlético, no tiene un honor reconocido, ni trovadores que relaten sus grandes hazañas. Albino, flaco, enfermizo y de pelo blanco, son algunas de sus características físicas, que necesita de pociones y drogas para mantenerse estable, con cierto toque esquizofrénico cuando interactúa con Stormbringer, ya que la espada se alimenta de almas, con cierto gusto por la hechicería. No se maneja por los estándares de bien o mal, estos conceptos no existen en su mundo, las fuerzas primordiales del caos y el orden son las que rigen este plano. Adorador de Arioch como todos los melnibonenses, para dar un giro interesante a la historia Elric es pieza fundamental en la guerra entre los dioses del Orden y del Caos. En cuanto a narrativa, la serie fue la el pilar fundamental para el concepto de multiversos, ya que los personajes van de una novela a la otra formando una compleja red en la que todos se relacionan de una u otra manera.

Un detalle a tener en cuenta, actualmente hay un debate en el público, ya que se considera que The Witcher ha plagiado algunas ideas bases, como la descripción física (creo que te habrá sonado un poco conocido mas arriba), el hecho de que Elric también fue un mercenario que luchaba contra criaturas y humanos por un precio.

Personalmente como seguidor de ambos se notan algunas similitudes en cuanto al aspecto físico, y en la historia, a el lo llaman «El Lobo Blanco» también, pero tiene sus diferencias, personalmente eso no afecta de poder disfrutar a ambos. Como dato curioso, Andrzej Sapkowski, creador de The Witcher, trabajó haciendo las traducciones de Elric durante un tiempo.

Para poder disfrutar más el mundo de Melniboné recomendamos jugar con amigos el juego de rol Stormbringer. La banda de Thrash/Heavy metal Mutant Disease le dedicó la canción titulada Summoner.

Tanto las novelas gráficas como el juego de rol, son altamente recomendables para los fans de la hechicería y la espada, y son una excelente alternativa a The Witcher y Lord of the Rings.