Análisis Mortal Kombat 11: En la cima de la torre

Análisis Mortal Kombat 11: En la cima de la torre

Cuatro años después del lanzamiento de X, Mortal Kombat 11 es la tercera parte de una nueva era en la mítica saga.

Después de sus decepcionantes títulos en PS2 y Xbox, NetherRealm aprendió de sus errores y como el ave fenix resurgió tras el lanzamiento de Mortal Kombat 9, en 2011.

El actual título sigue puliendo todas sus características, transformándolo en el mejor juego de la saga.

Combates

Mortal Kombat X introdujo el sistema de variaciones de pelea. En éste, cada personaje poseía 3 variantes que agregaban ataques y pasivas únicas.

Dicha característica está de vuelta. La novedad es que los jugadores pueden armar sus propias variaciones, algo que se asemeja a las builds de los MOBAS.

Un giro de tornillo al competitivo de Mortal Kombat que muchos amarán e incluso otros odiarán, ya que de seguro encontraremos combinaciones que harán de ciertos personajes una verdadera pesadilla.

El combate también ha experimentado retoques. Nos despedimos de correr hacia adelante y adoptamos el dash, mecánica que es complementada con nuevos movimientos, que puede penalizar a aquellos que vayan con todo al frente, pues expone al jugador.

Las barras han sido modificadas. En esta entrega contamos desde el inicio con dos barras de ataque y dos barras de defensa. Las de ataque se usan para aumentar la duración de un combo, mientras que la defensa hará invulnerable al peleador si este se encuentra en el aire, cancelando el combo enemigo.

A diferencia de Mortal Kombat X, no se requerirá de un solo botón -bloqueo- para potenciar los ataques, ya que cada movimiento requerirá de una combinación específica para activarse, exigiendo mayor práctica para dominar el moveset de un combatiente.

Estas barras se rellenan automáticamente y no se podrá acelerar el proceso con combos ni recibiendo daño.

Los escenarios son más pequeños en esta secuela, lo que resta prioridad a los combos de “malabarismo”, poniendo énfasis en una experiencia más estratégica, que invita a pensar más en el siguiente movimiento y no lanzarse al ataque impulsivamente.

Mortal Kombat le dice adiós a los X-Ray, poderosos ataques presentes en 9 y X, y adopta el sistema de Golpe Fatal. Este nuevo ataque se activará cuando la barra de vida del personaje esté por debajo de un 30%, permitiendo realizar fácilmente un ataque devastador e igualar la pelea.

A diferencia de los X-Ray, el Golpe Fatal solo puede activarse una vez por partida, por lo que su uso será mucho más importante, acabando así con el desagradable spam del siempre inoportuno ataque de rayos X.

Los Fatalities, una vez más, brillan por su creatividad, creando escenas tanto repulsivas como hilarantes.

Historia

El Modo Historia comienza inmediatamente después de los hechos de X. Un decapitado Shinnok es rescatado por Kronika, la diosa del tiempo que sirve como antagonista principal del juego.

Este poderoso ente mezcla el pasado con el futuro, trayendo de vuelta personajes que habían fallecido e incluso aquellos que se encuentran vivos y corruptos. Las interacciones entre pasado y presente son geniales, sobre todo las de ambos Johnny Cage, que son oro puro.

Las relaciones entre personajes también se han fortalecido, creando momentos emotivos que no habíamos presenciado en entregas anteriores.

La fórmula de NetherRealm para relatar sus historias aún no cansa, con su dinámico enroque entre cinemáticas y batallas que, 8 años después de su debut, sigue entreteniendo.

Multijugador

Los combates online son una delicia. Los servidores del juego funcionan a la perfección y, hasta el momento, no experimentamos grandes problemas con la latencia.

Eso si, cuando uno de los dos jugadores no cuenta con una conexión apta, la cantidad de cuadros por segundos cae severamente, presentando también bugs gráficos.

Modos de juego

Las clásicas torres vuelven en esta edición, con desafíos semanales que le agregan una cuota de variedad y dificultad.

Completar dichas torres otorgará consumibles -los cuales nos ayudarán en estos combates- y monedas para desbloquear en la Kripta.

Por tercera vez, vuelve la Kripta. Esta vez nos dirigimos a la isla de Shang Tsung, donde podremos desbloquear cofres por el dinero recolectado.

El problema es que el coste de estos cofres es algo elevado, lo que hará el grindear una tarea tediosa. Como solo son consumibles, cosméticos y artículos secundarios, muchos querrán pasar de esta modalidad, que en nada afecta al juego competitivo.

Sin contar que, en nuestro PC -el cual corre el juego en Alto/Ultra a 60 FPS-, esta sección solo corría a 20 cuadros por segundo.

Gráficos

Sin contar Mortal Kombat 4 y las versiones de PS2, NetherRealm ha dado cátedra de despliegue gráfico en sus juegos. Mortal Kombat X no es la excepción. Cada personaje cuenta con un detallado modelado, sobresaliendo casos como el de Sektor y Cyrax, quienes lucen brutales en esta entrega.

Extrañamos el degradado de los combatientes presentes en Mortal Kombat 9, quienes presentaban brutales heridas si recibían daño.

Eso sí, las expresiones faciales no alcanzan el mismo nivel de pulido que en Injustice 2, anterior juego del estudio. Los efectos y partículas también están muy bien logrados, a pesar del uso de un ya obsoleto Unreal Engine 3.

Como nota negativa, de vez en cuando se presentan problemas gráficos que tienden a “difuminar” los modelados, lo que se hace notorio en el pelo y trajes de los personajes. Esto se puede solucionar disminuyendo el antialiasing/suavizado de bordes, pero claro, con la pérdida de nitidez que esto conlleva.

Un ejemplo de los errores gráficos presentes en Mortal Kombat 11

Con respecto a los escenarios, estos han adquirido un enfoque más “minimalista”, con una paleta de colores predeterminada.

A muchos esto les puede parecer un retroceso con respecto a MK X, pero la austeridad de los nuevos campos de batalla le da mayor énfasis a la pelea en si. Esto resultaba ser desagradable en la anterior entrega porque la gran cantidad de detalles en sus escenarios distraía.

Sonido

Todo lo que se puede esperar de un Mortal Kombat. La influencia de Dan Forden -quien cobró fama por ser la cara del emblemático Toasty- se hace notar en cada entrega de la saga en la que participa. Desde la música hasta los huesos rotos, todo destaca por su gran factura.

Y, si bien, no es culpa de la dirección de sonido, si hay bugs dentro del juego que retrasan el audio en las cinemáticas, con voces y efectos que se generan segundos antes del video, empañando la experiencia.